Dinamarca 2018

En 2018 decidimos volver a Dinamarca, pero esta vez no voy solo. Nuevamente, el reto de recorrer un país con niños!!

Reservamos una casa en la población costera de Solrod Strand, al sur de Copenhague (30 km). Una preciosa villa costera, con las típicas construcciones danesas, llenas de luz, madera y color. El vuelo, desde Madrid, con  Ryanair. Alquilamos coche para movernos por el país y visitar Suecia. Hemos programado una estancia de 8 días / 7 noches. La cronología - Resumen del viaje es la siguiente:

Día 1:  Viaje Madrid-Copenhague y traslado a Solrod. 

Día 2:  Visita a Copenhague (centro, ayuntamiento, Opera House,Calle Stroget)

Día 3:  Visita a Copenhague (Palacio Real, Jardines del Tivoli, Nyhavn, La Sirenita...)

Día 4:  Visita a Billund - Legoland (imprescindible con niños... y menos niños). Visita A Fredericia.

Día 5: Suecia. Visita a Malmö (página aparte)

Día 6:  Visita a Roskilde: Catedral y puerto.

Día 7:  Visita a Helsinborg y su fastuoso castillo.

Día 8:  Mañana en Copenhague y tarde regreso a Madrid.

Moneda :  Corona Danesa. Cambio en 2018 aprox. 0.13 céntimos de Euro= 1  Corona.

Las distancias son bastante asequibles y debido a las grandes infraestructuras que se han levantado en los últimos 20 años (los puentes colgantes son obras colosales y dignas de admiración) se han recortado mucho los tiempos entre la isla y la península. Eso si, los peajes de los puentes son bastante caros, al igual que los de las carreteras. 

Comer y "vivir" en Dinamarca es, en general, más caro que en España.  De todos modos, es bastante factible hacer compra en cualquier supermercado y preparar bocadillos o picnic para las salidas a las ciudades y pueblos que se vayan a visitar. En Legoland está permitido llevar tu própia comida y hay zonas habilitadas para comer. Los restaurantes son algo más caros que en Madrid, aunque es fácil encontrar el típico sitio pequeño y con encanto donde comer bien por pocas coronas.

En nuestro caso, la climatología nos acompañó a lo largo de todo el viaje e incluso tuvimos días de calor, por lo que no nos resistimos a darnos unos cuantos baños en el Báltico!!. Si viajas con niños o sencillamente te gusta la playa, es otra opción para disfrutar de este país.